Consideraciones solidarias

PRESENTE Y FUTURO DE NUESTROS CLIENTES CON PROBLEMAS DE MOVILIDAD.

Cuidar de la salud de las personas mayores, de nuestros clientes activos con movilidad reducida, y de los habituales que realizan sus compras en los grandes supermercados e importantes cadenas de alimentación, ES UNA CONSIDERACION SOLIDARIA QUE DEBERÍAMOS TENER PRESENTE LAS ASOCIACIONES DE CONSUMIDORES Y EL COMERCIO EN GENERAL PARA EVITAR EN LO POSIBLE LOS RIESGOS QUE SE PROVOCAN EN EL RECORRIDO DE COMPRAS A LOS CLIENTES MAS DEPENDIENTES.

malaposturamayor

*España cuenta con más de ocho millones de ancianos, el 17% de la población y continúa creciendo la proporción de octogenarios, que ya supera el 5%.(Avance de explotación del padrón 2012 por el INE. (H. Información 9 de Agosto 2013).

Todos los comerciantes, asumimos las normativas que determinan nuestros dirigentes, respetando las leyes que tratan con rigor, la observancia en la prevención de riesgos laborales en los establecimientos comerciales. Otras, sin ser de obligado cumplimiento, debieran de ser controladas y asumidas por la empresa para mejorar el bienestar social de los consumidores es decir, nuestros clientes.

La rectificación de las normas de funcionamiento sobre prevención en la empresa, se hacen cuando comprobamos que su causa o efecto perjudica al público consumidor, cuando observamos que nuestro cliente sufre la incomodidad al realizar sus compras por unas causas que debieron estar previstas en los protocolos de funcionamiento de la empresa. Es decir, muchas veces actuamos cuando el mal está hecho. Tomar las medidas necesarias para la prevención del riesgo a todas luces evitable debiera ser un compromiso de solidaridad social imprescindible en la empresa.

Los grandes y pequeños empresarios y comerciantes, sabemos que VENDER ES SERVIR, que el cliente merece toda nuestra atención, que debemos procurarles una estancia agradable y segura. Para lograrlo, adaptamos medidas preventivas para que el cliente pueda efectuar sus compras de la manera más fluida, más cómoda y saludable.

Los supermercados y grandes cadenas de alimentación, desde el primer autoservicio en 1916, dedican su atención exclusivamente a mejorar el tránsito en los recorridos de compras de sus clientes desde la entrada hasta su llegada a la CAJA. El cliente tiene que llevar la carga de todos los artículos elegidos en su cesta rodante, realizando un autoservicio con unos condicionantes dispares, las estanterías donde reposan los artículos situadas a diferentes alturas desde prácticamente el suelo, se precisa destreza, buena visión y encontrarse físicamente aceptable para salir bien parado de los repetitivos esfuerzos que ha de salvar en el recorrido de compras. UNA INCÓMODA RUTINA QUE ES ADMITIDA SIN RESERVAS POR NO EXISTIR SOLUCIÓN.

Los clientes de edad avanzada, dependientes o de movilidad reducida, enfermos, lesionados, embarazadas, etc.., al realizar sus compras sufren físicamente las consecuencias de un problema ergonómico funcional que la empresa debiera de rectificar. Las soluciones para prevenir riesgos en el recorrido de compras dependerá siempre de las mejoras que la empresa facilite al cliente. Es en el tramo final cuando la cesta rodante portadora de los artículos seleccionados encuentra dificultad para su transporte a la cinta transportadora de la CAJA.

En este momento, el uso del módulo RAMPA SALUDABLEevita los movimientos tensos de flexión de piernas y de espalda que repetidamente hace el cliente para elevar los artículos desde la cesta situada prácticamente a ras del suelo, y desde la altura que le proporciona la plataforma el cliente puede realizar esta operación con mayor facilidad, contribuyendo a una compra saludable.

UNA SOLUCIÓN QUE ADEMÁS PUEDE SER PATROCINADA POR FIRMAS DE PROVEEDORES DE LA MISMA EMPRESA.